La policía alemana ha detenido al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont  este domingo cuando acababa de cruzar en coche la frontera desde Dinamarca, en aplicación de la euroorden de detención contra él cursada por la justicia española. La policía federal ha confirmado que el arresto de Puigdemont se produjo a las 11.17 en una gasolinera entre las localidades de Schuby y Jagel, 30 kilómetros al sur del límite entre ambos países, en el Estado de Schleswig-Holstein, el único con frontera con Dinamarca. El Código Penal de Alemania, uno de los países con los que España tiene una cooperación judicial más activa, contempla penas que van desde los diez años de prisión a la cadena perpetua para un delito muy similar al de rebelión, que se le imputa en España a Puigdemont, quien ha sido internado en la prisión alemana de Neumünster, al norte de Hamburgo, informa la agencia alemana de noticias DPA.

El expresidente catalán, huido de la justicia española, fue abordado por agentes de la Policía Criminal de Schlewsig en la autopista A-7, dirección sur, y fue conducido a comisaría, según ha informado el portavoz policial del Landde Schleswig-Holstein, Uwe Keller. Puigdemont viajaba en un Renault Space junto a otras cuatro personas, cuyas identidades no han sido facilitadas, en dirección a Hamburgo, desde donde tenía la intención de volver a su residencia en Waterloo, Bélgica. Ahora, el caso pasa a manos de la fiscalía de la ciudad de Schleswig. El expresidente se encuentra en situación de "arresto provisional".

Los servicios de inteligencia españoles han seguido todo el periplo de Puigdemont desde el viernes hasta esta mañana y han resaltado "la excelente colaboración" de las autoridades alemanas en este tema, según fuentes policiales. Un equipo de entre 10 y 12 agentes españoles ha participado en las tareas de seguimiento y monitorización del expresidente, en una operación conjunta de la Comisaría General de Información de la policía española, el CNI y la BKA alemana.

Fuentes de la Seguridad de Estado aseguran que Puigdemont ha estado bajo control durante su salida de Finlandia y que en un primer momento se barajó su arresto en Dinamarca. Sin embargo, se descartó el hacerlo al tener el convencimiento de que el expresidente iba a seguir su periplo por tierra en Alemania. Este país es considerado por España uno de los Estados de la UE con el que existen mejores relaciones de colaboración policial. El Gobierno ha recibido ya la confirmación oficial por parte de las autoridades alemanas del arresto, informa Anabel Díez.

Jaume Alonso-Cuevillas, abogado del expresidente de la Generalitat, aseguró en un primer momento que su cliente permanecía retenido por la policía de Alemania, a la espera de que se practicaran las "comprobaciones" oportunas en relación con la orden de detención que tiene pendiente. El letrado ha explicado a través de su cuenta de Twitter que el trato dispensado por los agentes alemanes ha sido "correcto en todo momento". "El presidente se dirigía a Bélgica para ponerse, como siempre, a disposición de la justicia belga", añade. 

SU COMENTARIOS SON IMPORTANTES

comentarios

Facebook

DALE CLICK EN ME GUSTA