Un criador de serpientes de Florida, EE.UU., recibió un regalo inusual: su boa constrictor tuvo una cría con dos cabezas y dos corazones. Así lo reseña National Geographic en su página web. 

Al ver su nuevo espécimen bicéfalo, el dueño de la constrictor, identificado sólo como Carmelo, procedió a llevarlo a un centro de cuidados veterinarios, donde el reptil fue examinado por dos especialistas: Susan Kelleher, dueña del lugar, y su colega Lauren Thielen.

Lo que no esperaba descubrir ninguno de ellos es que la pequeña boa no sólo tenía dos cabezas, sino también dos corazones.

Thielen dijo que, lamentablemente, "la mayoría de las serpientes que nacen así, mueren pronto", puesto que no pueden nutrirse adecuadamente.

 

SU COMENTARIOS SON IMPORTANTES

comentarios

Facebook

DALE CLICK EN ME GUSTA